UN  CONQUISTADOR  ES UN BUEN ADMINISTRADOR

 

 

Por:

Dr.  José Chua

Si algo debe la iglesia saber y tomar ejemplo es que Jesús  es un modelo ejemplar de lo que es un verdadero conquistador.  El con su valentía y sobre todo; su amor por la humanidad,  nos muestra lo que significa conquistar, Jesús conquistó para nosotros un CAMINO NUEVO HACIA EL CIELO, debido a que por las obras de la ley nadie podía ser justificado, por lo tanto el reino de los cielos estaba cerrado para los pecadores o transgresores.  A través de la la dispensación de la Gracia, se abre un nuevo pacto.

 

     Jesucristo supo administrador todo lo que había ganado y siempre le dio la gloria a su Padre.

 

1.- UN  CONQUISTADOR ES UN BUEN MAYORDOMO:  Todo lo que nosotros como servidores y ministros conquistamos en el caminar del ministerio, no se nos debe olvidar que no somos los dueños, ni tampoco creernos que las victorias que obtenemos es debido a nuestra fuerza e inteligencia, la Biblia dice en Santiago 1:17 :  "Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación".  El éxito de todo buen conquistador estriba en:

 

1.1.- Reconocer que Dios es el dueño de todas las cosas

1.2.- Reconocer que en Dios esta el poder para hacer todas las cosas

1.3. Reconocer que Dios da la sabiduría de hacernos conquistadores

 

     Debemos de saber que la Biblia dice:  "Dios no comparte su gloria con nadie".  Por eso hay que darle siempre a El la gloria, la alabanza y la adoración.  Y éste fué el problema que tuvo Nabucodonosor, Daniel 4:30  "habló el rey y dijo:  ¿No ésta la gran Babilonia que Yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?

     Nabucodonosor, se estaba atribuyendo a él toda la gloria y el poder y se estaba dando la majestad, cuanto que toda la gloria, el poder y la majestad es de Dios.   Entonces un buen Conquistador es aquel que le da a Dios toda la gloria, por lo tanto hace participe a Dios de todas las victorias y le da parte del botín (Diezmos y ofrendas), Dios esta interesado en que todos sepamos que El desea darnos muchas bendiciones, pero requiere que seamos buenos administradores, de lo contrario Dios no te va a dar nada y sabe que eres una persona sin principios, tanto administrativos como personales.  Dios quiere colmarte de abundancia y es su deseo, como lo dice 3 Juan 1:2 "Amado, Yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, asi como prospera tu alma".  El éxito estará en entender el lenguaje de Dios y creerle a El.

 

2.- UN CONQUISTADOR COMPARTE CON DIOS  EL BOTIN:  Para ser un buen administrador todo conquistador debe saber que de Dios viene el poder para hacer todo, por lo tanto; El exige que sigamos los procedimientos establecidos en la Palabra de Dios:

 

1.- Diezmos:  Santifican toda la masa

2.- Ofrenda:  Dice del grado de agradecimiento que tenemos a Dios

3.-Primicias: Garantizan que tendrás provisión hasta que traigas 

                       otra vez (Mínimo 3 veces al año, Exodo 23:17)

4.- Siembra:  Multiplican toda la masa, son necesarias

5.- Pactos:     Para casos especiales y personales con Dios

 

     Para ser un buen administrador, un conquistador debe saber que de Dios viene el poder para hacer las riquezas, cuando hablamos de finanzas; si hablamos de botín estamos hablando de bienes materiales y hay que saberlos administrar,  1 Crónicas 29:12  "Las riquezas y la gloria proceden de tí, y tú dominas sobre todo; en tu mano esta la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos".  Este debe ser el texto bíblico favorito de un conquistador y ponerlo en practica todos los días de su vida y darle al Dios fuerte y poderoso toda la honra y gloria.

 

     Si Nabucodonosor hubiera  visto el rollo de la Palabra de Dios en 1 Crónicas 29:11  "Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas.  Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todo", no se hubiera dado toda la gloria él mismo y hubiera evitado todo lo que le sobrevino por este error.  Nabucodonosor no supo administrar el reinado y sufrió las consecuencias que todos conocemos.

 

     Un buen ejemplo de buena administración es el caso de los leprosos de 2 Reyes 7:3 y 4 "Había a la entrada de la puerta cuatro hombres leprosos, los cuales dijeron el uno al otro:  ¿para qué nos estamos aquí hasta que muramos?.  Si tratáremos de entrar en la ciudad, por el hambre que hay en la ciudad moriremos en ella; y si nos quedamos aquí, también moriremos.  Vamos, pues, ahora, y pasemos al campamento de los sirios; si ellos nos dieren la vida, viviremos; y si nos dieren la muerte, moriremos".

 

2 Reyes 7: 9  "Luego se dijeron el uno al otro: No estamos haciendo bien.  Hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos; y si esperamos hasta el amanecer, nos alcanzará nuestra maldad.  Vamos pues, ahora, entremos y demos la nueva en casa del rey".  2 Reyes 7:16  "Entonces el pueblo salió, y saqueó el campamento de los sirios..."

 

     Los leprosos, bien pudieron quedarse con el botín, pero en ellos existía el amor al prójimo y sin importarles que los habían  lanzado fuera, ellos no guardaban rencor y a la hora de administrar el botín hicieron partícipe al rey, eso es compartir, estos leprosos sabían que ellos no habían derrotado a los sirios, lo había hecho Dios.

 

     Un ejemplo de mala administración es el caso que se señala en la parábola del hijo pródigo ( Lucas 15:11 al 24).

 

     Este administró mal su herencia y lo perdió todo, hasta sus privilegios, por no hacer caso a la Palabra de Dios.  Aunque no había conquistado directamente la herencia, pero era hijo y por lo tanto heredero, no supo darle a Dios la honra.

 

     Otro buen ejemplo de un buen administrador es el caso del Rey David, en 1 Crónicas 29:3  "Además de esto, por cuanto tengo mi afeo en la casa de mi Dios; Yo guardo en mi tesoro particular oro y plata que, además de todas las cosas que he preparado para la casaa del santuario, he dado para la casa de mi Dios".

 

Nota:  Un conquistador es una persona dadivosa y se complace en aplicar el principio de la prosperidad como lo es:  DAR.

 

3.-  SE REQUIERE DE ADMINISTRADORES FIELES:  1 Corintios 4:2  "Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno se hallado fiel".

 

3.1.- Saber administrar la libertad con que Cristo nos hizo libres; los extremos siempre son malos, hay que guardar el equilibrio en las cosas de Dios y evitar caer en el lazo del pecado.  Tampoco convertir la libertad en Cristo Jesús en libertinaje.

 

3.2.- Saber Administrar los:  Ministerios, los Dones y los talentos

 

3.3.- Saber administrar los bienes materiales de Dios; Finanzas

 

3.4.- Principios administrativos:  Planeación, Organización, Dirección, Supervisión y Control (Proceso Administrativo)

 

Un conquistador será exitoso si es un buen administrador y sabe conjugar todos los principios y leyes de Dios.  Dios esta buscando gente íntegra de principios y honestos, que pongan en alto el nombre de nuestro Señor Jesucristo y que no lo avergüencen.  Que al contrario se sientan privilegiados de administrar los bienes de Dios y que solo somos mayordomos pero el dueño es Jesucristo y que si no lo hacemos bien; nos puede quitar y poner a otro que sea mas consagrado, fiel, íntegro y honesto.